Agenda

Próxima publicación

PRESENTACIÓN

Cuando presentamos en este mismo espacio el volumen 6 de “Al atardecer de la vida…”, explicamos que Falla lo conceptuaba como un gozne o articulación entre su trabajo en la segunda mitad de la década de 1970 (que sería el volumen 7) y su involucramiento en la denuncia del genocidio y en el acompañamiento pastoral de las Comunidades de Población en Resistencia en el Ixcán, Quiché (recogido en los volúmenes 3, 4 y 5). Hoy ponemos a disposición de lectores y lectoras el volumen 7 que se titula “Resortes de la organización en el campo. Guatemala 1975-1980” y que les provee un ampliamente documentado recorri- do por el quehacer del autor antes del genocidio, cuando había una importante efervescencia de organización en el campo guatemalteco.

Lo primero que llamará la atención de quien se acerque a este volumen es el cambio de terreno, de paisaje dirían algunos, en el que Falla trabaja en este tiempo. Se ubica en la Costa Sur, zona poco estudiada por la antropología entonces y ahora, y en la Franja Transversal del Norte (FTN), región que co- menzaba a abrirse a lo que luego se ha desplegado y conocido como industrias y proyectos extractivos. La búsqueda central del autor, como lo indica el título del volumen, era identificar los diversos resortes, es decir, aquello que movía a la organización de trabajadores agrícolas, como los del algodón o la caña, a los obreros de la agroindustria, como los trabajadores de los ingenios azucareros, a los que enfrentaban conflictos de tierras en el Norte, etc., a organizarse y buscar transformar las condiciones de injusticia en su mundo laboral.

El papel del antropólogo, como lo explica Falla en varios de los artículos del libro, era aportar con análisis e ideas a diversos esfuerzos de organización, ya fueran de Iglesia o de naturaleza social simplemente. La hipótesis de trabajo sería la de que el pueblo organizado puede transformar las condiciones de su explotación, mientras que las necesidades específicas de investigación estarían en general marcadas por el trabajo de la comunidad jesuita de Falla conocida como CIASCA (Centro de Investigación y Acción Social de Centroamérica) que, a su vez, tomaba contacto activo con los movimientos sociales.

Este voluminoso pero sumamente interesante libro, a la fecha el más extenso de la Colección, ha sido organizado en tres partes para orientar a lectoras y lectores sobre su contenido, pero que además siguen un orden cronológico. Entonces, vemos que entre 1975 y 1978 los esfuerzos de Falla se ubicaron en la Costa Sur, pero ampliando la mirada hacia preguntas sobre la necesaria alianza estratégica Costa Sur-Altiplano y también hacia esfuerzos de organización que se acercaban al movimiento revolucionario. Diez de los artículos que conforman el volumen se escribieron en estos cuatro años. Entre 1979 y 1980, el foco fue el Norte del país, de manera particular la FTN, periodo en el que Falla escribió cuatro de los artículos reunidos en esta publicación.

El prólogo que preparó Karen Ponciano para este volumen constituye un im- portante aporte para que lectores y lectoras ubiquen el contexto más amplio en el que Falla y los diversos equipos de pastoral, de investigación y del mismo CIASCA, con los que trabajó, desarrollaron sus esfuerzos organizativos y de investigación, y también para precisar antecedentes en la historia del país que resultan relevantes a la historia que el autor va contando en los diversos escritos reunidos aquí.

Veamos ahora lo que la portada y contraportada de este volumen nos ofrecen. El primer aspecto es recordar que los volúmenes de la colección han venido siendo publicados en orden cronológico, pero transitando de los escritos más recientes (volumen 1) hasta los más alejados del presente, es decir, del atardecer de la vida hacia atrás.El color y características del cielo en las portadas transitan entonces también del atardecer hacia el amanecer. El presente volumen se acerca al amanecer y por eso tiene un cielo claro, como de mañana. En la portada se ve un paisaje de costa, muy distinto a las escenas selváticas de volúmenes anteriores, y un evento organizativo de huelga en un ingenio. La contraportada ofrece una escena de la FTN, con la novedad del oleoducto y la maquinaria que se asocia con la extracción petrolera. En lo social, está sucediendo el desalojo de familias indígenas campesinas por parte de guardias privados, seguramente haciendo valer derechos recién adquiridos de nuevos dueños de la tierra ancestral.

Recopilando la obra de Ricardo Falla: un homenaje al autor y a quienes inspiran su trabajo

En 2007 inició la inquietud por recopilar y publicar la obra de Ricardo Falla como un reconocimiento tanto a su trabajo como a su larga trayectoria. Falla es un antropólogo y sacerdote guatemalteco que si bien se ha mantenido alejado de la academia y de los salones de clase, ha contribuido significativamente al pen- samiento crítico en Guatemala y Centroamérica. Ha dejado además un rastro, una huella profunda en cuanto a una manera de hacer antropología que tiene que ver con una perspectiva epistemológica que lo mantiene siempre cercano a los que sufren, a los más pobres, a los que no son reconocidos por un Estado ciego y excluyente.

Tal el caso de las Comunidades de Población en Resistencia, CPR, que Falla acompañó durante seis años, en lo más álgido del conflicto armado interno guatemalteco, en su vida de constante huida de la persecución del Ejército en las montañas de Ixcán. Es significativo que haya sido el primer premiado por la Asociación de Estudios Latinoamericanos (LASA, en inglés) con el premio Martin Diskin a la Investigación Comprometida, reconociéndosele así como un investigador que abre camino para otros en su búsqueda permanente por darle sentido al trabajo y a la formación en antropología.

AVANCSO, la Universidad Rafael Landívar, a través de la VRIP, y la Editorial Uni- versitaria de la USAC, unimos esfuerzos para hacer efectivo este reconocimiento desde nuestras instancias académicas, sabedoras de que nos enfrentamos a un trabajo demandante y prolongado, entre otras razones por lo prolífico de Falla. Pero al mismo tiempo convencidas de que el esfuerzo, pionero en la historia editorial de Guatemala, vale la pena porque constituye un importantísimo lega- do a las Ciencias Sociales centroamericanas. Contar con la activa participación de nuestro autor no solamente enriquece la tarea, sino que la convierte en una lección de compromiso y disciplina.

¿Cómo ha sido este proceso? Se inició confeccionando listados de las publicacio- nes más conocidas, mientras el autor contribuyó identificando otras que estaban dispersas dentro y fuera de Guatemala, así como trabajos que nunca habían sido publicados antes. Se elaboró entonces un primer catálogo de escritos y se dio inicio a la tarea de recopilarlos para lograr un primer acercamiento a la magnitud del proyecto que se estaba construyendo.

Este esfuerzo cuenta a partir de 2013 con un grupo impulsor, actualmente inte- grado por diez personas, que ha ido aportando criterios para las decisiones sobre fondo y forma de la Colección. En cuanto a la forma, se buscó que el formato de los libros fuera distintivo y permitiera identificar rápidamente los diversos componentes de la Colección a medida que fueran publicándose. En este sentido, las portadas de los libros cobran un significado especial.

Las carátulas de los volúmenes que la Colección abarca irán mostrando el paso del Sol desde el amanecer hasta el atardecer, solamente que se inician las publi- caciones con el atardecer, con el presente de nuestro autor. Por eso, la portada del volumen 1 muestra un atardecer y un niño con un barrilete que ya voló y con el cual se dirige probablemente a su casa, pues los contenidos se refieren al período más reciente, que abarca de 1994 a 2012. A partir de aquí, se retrocede en la vida de Falla, mostrando el día en todo su esplendor y el barrilete volando en lo alto. El último volumen, que recogerá los primeros pasos de nuestro an- tropólogo en su profesión, mostrará en la portada el barrilete en construcción muy temprano en la mañana y ofrecerá en su contenido las primeras incursiones de Falla, a inicios de la década de 1970, en el quehacer antropológico.

Más allá de los libros, que se espera producir en el curso de varios años, las en- tidades coeditoras quisieran subrayar tres rasgos característicos del autor, que han marcado el carácter del trabajo que se realiza con él porque, como ya se ha indicado, ha estado plenamente involucrado en el proceso, aportando criterios, ideas y reflexiones. Su incesante trabajo de escritura y producción intelectual mientras se recopilan sus escritos; su calidez como intelectual honesto, crítico y autocrítico; y finalmente, su indiscutible veta literaria, han acompañado este proceso editorial colectivo. Estamos seguras las entidades coeditoras de que quienes vayan acercándose a estos volúmenes, leyéndolos y coleccionándolos coincidirán con nosotras en que recopilar estos escritos de Ricardo Falla valía la pena en muchos sentidos. Los textos que se han reunido para dar vida a esta Colección de Escritos transmiten las luchas, los procesos vitales, los anhelos, las desesperanzas, los miedos, de la gente con la que Ricardo Falla ha trabajado. El autor ha sido capaz de ver más allá y transmitir al lector una visión de esperanza. Al fin y al cabo es un hombre de fe. Pero a veces uno se pregunta si no es al revés. Si no es esa gente con la que ha trabajado, con la que trabaja, con la que ha convivido, con la que convive; la que le transmite esa esperanza.

No nos confundamos: esta Colección es, sin lugar a dudas, un tributo a la larga trayectoria de Ricardo Falla. Pero es, sobre todo, un homenaje porque las pro- pias letras del autor lo son, a esa gente que ha luchado y sigue luchando, que ha visto, que ha sentido, que ha olfateado la muerte de cerca. En definitiva, es un homenaje a esa gente de cientos de rostros pero con una misma esperanza: vivir dignamente en esta tierra que es la suya.

Asociación para el Avance de las Ciencias Sociales en Guatemala, AVANCSO. Vicerrectoría de Investigación y Proyección de la Universidad Rafael Landívar. Editorial Universitaria de la Universidad de San Carlos de Guatemala.

Guatemala, octubre de 2019.


CONTENIDO

Al atardecer de la vida…

Introducción general a la obra …………………………………………xi

Prólogo

Karen Ponciano Castellanos………………………………………… xvii

Introducción …………………………………………1

Primera parte

Buscando la alianza Costa-Altiplano Cucabaj: posibilidades de una liga campesina

(Noviembre de 1975) ………………………………………… 11

Dos

La guerrilla de la milpa

(Noviembre de 1975)…………………………………………41

Tres

Las fuerzas de la cuadrilla indígena

(Diciembre de 1975)…………………………………………101

Cuatro

Fincas de mozos: Canajal y Sinaché

(Mayo 1976) …………………………………………131

Segunda parte

Invisiblemente entra la organización revolucionaria

Cinco

La huelga en la finca-ingenio Pantaleón

(18 al 26 de mayo de 1976) …………………………………………163

Seis

El voluntario de la Costa: Santa Lucía Cotzumalguapa

(Agosto de 1976) ………………………………………… 233

Siete

De Sol a Sol

Evaluación del periódico

(Enero 1977) ………………………………………… 305

Ocho

Asesinato de Rutilio

(12 de marzo de 1977) ………………………………………… 325

Nueve

La Iglesia en Tiquisate

(Julio a septiembre de 1977) ………………………………………… 335

Diez

Cursillo fundacional del CUC. Reunión preparatoria

(Marzo de 1978) ………………………………………… 493

Tercera parte

Del norte de Guatemala nos viene una avalancha

Once

La toma de Nebaj

(21 de enero 1979) ………………………………………… 507

Doce

Giras por la Franja Transversal del Norte

(Marzo y abril de 1979) ………………………………………… 531

Trece

La Franja Transversal del Norte

(Octubre de 1979)………………………………………… 563

Catorce

Chisec: Tierras, caminos y petróleo en la FTN

(Abril 1980) ………………………………………… 575

A modo de conclusión:

Clímax de la organización La huelga de la costa sur

(18 de febrero a 3 de marzo de 1980)………………………………………… 697

Bibliografía ………………………………………… 707

Agenda